4.13.2009

Inquito Chiquito











































Quito fue el aroma perdido y encontrado
La primavera desatada en la mitad del mundo
La luz avasalladora en caída libre,

La energía vital para despertar hambriento
Devorando sus calles y su gente
Siendo parte de los empedrados

Mezclando en piel y el sudor de sus tejados
Altura interminable de volcanes
Magia desatada en mi sangre

Quito puebla el alma
Se transforma en descubridor
Revocando su nunca rol conquistador

Se intercambia entre quebradas
Se vuelve integrador entre sus aguas
Caídas y circundadas en laderas

Las bajadas de Guapulo y sus pinturas
Fueron la bienvenida para siempre
Al cielo destrozado y sus muros aplastados

Mi pies quedaron gravados
Entre hierbas y curanderas
Entre curias y prostitutas

Sus jugos callejeros y sus santos ensangrentados
Fueron el delirio de un Quito vivo
Tomado por asalto y reivindicativo

Fuiste siempre mágico
Tus tertulias de pintores y poetas
Me mostraron lo interminable de mi vida

Me volviste fuente de mis notas
Sacaste la mejor partitura del ahora
Para el destello de teatros y patriotas

Me despido de ti, de el y el mañana
Te encuentro para siempre
Sin dar vuelta Quito se vuelve eterno

No hay comentarios: